nicole.medina-(gestion.cultural)
Picture of Nicole Martín Medina

Nicole Martín Medina

Gestora Cultural – Abogada/MBA

El cuento del trompetista o ¿Para qué sirve una orquesta? – Parte 2

Trabajo realizado en trascurso del

Máster Dirección y Gestión de Empresas Culturales y Creativas – Universidad Europea Miguel de Cervantes, 2020-2021

 

Asignatura «Fundamentos teóricos de las Industrias Culturales y Creativas»

Puntuación: 10

Texto reducido (sin la parte teórico-académica)

Entrega especial de Navidad 2023, en 6 partes

El cuento del trompetista o ¿Para qué sirve una orquesta? – Parte 2

Como de la nada, inesperadamente, nuestro trompetista oyó una vocecita que le llamaba. “Eh, trompetista, déjate de filosofar y céntrate en tocar”. Nuestro trompetista no daba crédito a sus oídos. Ninguno de sus compañeros fue y el maestro menos. “Hi, trompetista, aquí delante.”

No pudo creer lo que estaba viendo en su atril, delante de sus propios ojos. La clave de sol había salido del pentagrama y le observaba con sus ojos grandes. “Trompetista, hazme caso, concéntrate, si no en esta orquesta no vas a durar mucho”.

Eso no podía ser real. Se frotó los ojos a ver si esta alucinación desaparecía, pero nada. Ahí seguía una clave de sol sentada en su atril dándole órdenes. “Lo que me faltaba”, pensó. “Mozo, si quieres durar en esta orquesta, deja la filosofía de lado, aquí se trabaja. Punto y pelota. ¿Ok? Dicho sea, con todo mi cariño.” Volvía a insistir la clave de sol con un aire de ironía.

En este momento la rabia se apoderaba de nuestro trompetista. Toda su vida había soñado con este día, llevaba años estudiando día tras día y noche tras noche. Practicando, ensayando. Las doncellas más lindas del reino le habían ignorado porque solamente tenía interés por su trompeta, su fiel compañera en este camino. “Tengo ensayo” o “tengo clase”, fueron las respuestas más usadas en su vida.  Finalmente, había logrado cumplir su sueño y ahora eso, una clave de sol, sabelotodo, metiéndose con él en su primer ensayo con la orquesta nacional del reino. El sudor en su frente ya había desaparecido y un rojo profundo se apoderaba de su cara. “¿Y tú quién te crees que eres?”, le gritó. “¿Me puedes decir de qué va todo eso, ya que sabes tanto? Lo que veo aquí no tiene sentido en absoluto. ¿Me puedes decir para qué sirve todo eso?”

“Si tienes un momento, te lo explico”, respondió la clave de sol.

“¿No me acabas de decir que debería concentrarme y ahora me quieres dar explicaciones? ¿Cómo quedamos?”, replicó el trompetista. “Touché”, le decía la clave de sol, “pero si quieres saber, me tendrás que escuchar. ¿Y qué quieres que te diga?, tú te mueres, si no entiendes, si no sabes, si no asimilas. Me escucharás, sí o sí, lo veo en tus ojitos”, sentenció riéndose la clave de sol a la que poco le importaba su propia incongruencia.

“No puedo creerlo,” respondió el trompetista, al mismo tiempo que sentía esta inquietud que siempre le había llevado a leer, a preguntar, a curiosear, a saber. Estaba perdido, en esta orquesta no iba a durar ni una semana por una clave de sol, la que pretendía saber las respuestas a las preguntas más complejas de la vida. “Da bin ich nun, ich alter Tor und bin so klug als wie zuvor“[1], tenía que reconocerse a sí mismo. El trompetista sabía que no se iba a resistir a la oferta de la clave de sol, incluso si le costara el puesto en la orquesta. “Qué más da, aquí, aparentemente ya están todos muertos o lo van a estar muy pronto cuando se hayan fumado su tiempo” pensó cuando aceptó la propuesta de la clave de sol.

Nicole Martín Medina - El cuento del trompetista o ¿Para qué sirve una orquesta? - Parte 2

 “Voy a explicarte primero de donde vienen las orquestas”, empezaba la clave de sol su discurso con aires de grandeza. “Como buen músico que eres, sabrás que el término ‘orquesta’ proviene del griego y significa ‘lugar de danza’. La primera definición del término orquesta data del siglo V. antes de Cristo …” Y no pudo terminar su frase.

“¿Y por este ‘blablá’ me estás impidiendo seguir el ensayo?”, le interrumpió algo molesto nuestro trompetista. “No seas impaciente”, contestó la clave de sol con una de sus son risitas suspicaces en la cara. “Las orquestas entendidas como grupo numeroso de músicos tocando juntos, nos retrotraen al siglo XVI a pesar de que no iban a constituirse en la forma organizada que conocemos hoy hasta el siglo XVII.”

“Vamos a ver, chaval. ¿Cómo se supone que te tengo que llamar? ¿No te estarás creyendo que eso no nos lo habían enseñado en el conservatorio?”, le interrumpió de nuevo el trompetista.

“Mi nombre es don Clave De Sol, a su servicio. Pensé que eso había quedado claro desde los inicios. Y sí, dudo a veces que en los conservatorios actuales se aprenda con el mismo rigor de antes.”

“Vaya, al grano, vuestra merced, don Clave de Sol”, soltó el trompetista interrumpiendo a la clave de sol de nuevo.

“Esta impaciencia es curiosa para un músico y para una mente filosóficamente interesada como la tuya”, se burló la clave de sol. “Será mejor que me sigas escuchando. Cada cosa a su tiempo. Cada pregunta a su tiempo. Cada respuesta a su tiempo”.

“Mi madre”, piensa nuestro héroe, “qué estirado es.”

Siguió la clave de sol con sus explicaciones. Realmente no sabemos cuánto tiempo había estado hablando cuando se quedó callado. “¿Eh, Mister Trompeta, me está escuchando?”, le retó la clave de sol.

“¿Tú qué te crees? ¿De verdad quieres seguir aburriéndome con este rollo?”, replica enojado nuestro músico preferido.

“Vale, vamos a centrarnos entonces en las características principales de una orquesta tal como la entendemos hoy,” siguió con mucha soberbia la clave de sol. “Para definir las características de una orquesta tenemos que acogernos a las diferentes épocas. … .”

Nicole Martín Medina - El cuento del trompetista o ¿Para qué sirve una orquesta? - Parte 2

“Si éste no para de hablar dentro de poco, voy a gritar”, pensó el trompetista. “Pero vamos a ver, ¿Tú no me querías explicar qué sentido tiene lo que veo aquí entre mis nuevos compañeros de esta supuestamente formidable Orquesta Nacional?”, lo cual le sonsacó una risita a la clave de sol, “Con el tiempo maduran las uvas”, le contestó.

Ciertamente, el trompetista se había olvidado del ensayo, el maestro y sus compañeros por completo. Estaba como en trance, cautivado por una clave de sol parlanchina. Estupendo.

“… Con el paso de los siglos es, como ya he mencionado, Beethoven quien da su propia definición a una orquesta, disponiendo en sus tiempos de salas y espacios de dimensiones más amplias que requerían una adaptación de los timbres instrumentales. Pero los instrumentos de viento tenían que esperar hasta la invención de los pistones para cobrar su protagonismo merecido. Pero eso ya lo sabrás, Míster Trompeta.”

“Maldito, no me llames Míster Trompeta. Termina ya tu rollo con las características de las orquestas, porque, como veo, no vas a parar y llegar al grano de la pregunta que nos ocupa, hasta que no hayas echado tu lindo discurso aquí ante mí. Como si yo no fuera el músico y tu una mancha de tinta en mi partitura”, se resignó nuestro héroe del cuento.

“Vale, dejémoslo aquí. Pero que conste, ya te he dicho que no me fío para nada de la enseñanza moderna de los conservatorios de este reino.”

“¡No me lo puedo creer! ¿Me vas a librar de este discurso? ¿En serio?”, dijo el trompetista con un gran suspiro de alivio.

“No te voy a librar del discurso, te voy a guiar ahora a la gran pregunta que te atormenta desde que llegaste a esta sala”, contestó la clave de sol. “Pues vamos a definir bien, lo que basado en este conocimiento queremos averiguar. ¿Cuál es la pregunta exacta? Sabrás que si preguntamos mal podemos obtener respuestas insatisfactorias.”

“Quiero saber qué sirve una orquesta. Para qué sirve esta orquesta”.

 

… Continuará el 24 de diciembre …

 

Nicole Martín Medina

Las Palmas de Gran Canaria

Navidad 2023

 

*****

Fussnote:

[1] Goethe, Johann Wolfgang v. (1808). – “Fausto 1”  

(Nota de traducción: Aquí estoy ahora, viejo, tonto, y soy tan listo como antes.)

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

4 comentarios

  1. Pues ahora tengo más curiosidad, por la historia y por lo que nos pretende enseñar. Muy bien , estaré pendiente de la próxima entrega …

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad