nicole.medina-(gestion.cultural)
Picture of Nicole Martín Medina

Nicole Martín Medina

Gestora Cultural – Abogada/MBA

Deutscher Orchestertag 2023 Impresiones

Congreso del management de las orquestas alemanas e internacionales.

Berlín, mayo de 2023.

Deutscher Orchestertag 2023

Después de un largo año, durante el que mi vida ha cambiado bastante, volví al congreso del management de las orquestas sinfónicas. El Deutscher Orchestertag 2022 —abreviado DOT 2022— me había dejado un impacto muy profundo y prolongado en el tiempo. Me hizo pensar y reflexionar muchísimo, algo que aprecio sobremanera. Este año me había inscrito nada más publicarse la convocatoria en febrero y esperaba el evento con muchas ansias y ganas.

 

 

Obviamente, al haber vivido el DOT 2022 con cierto efecto de Alicia en el país de maravillas, mis expectativas eran muy altas mientras subía al avión en dirección a Berlín.  Corría el riesgo de sufrir una gran decepción, dada la manera en la que empezaba mi viaje.

¡Pues no! Imposible, si el equipo del DOT está al mando. ¡Fue fantástico!, una vez más. La experiencia en esta ocasión no fue de Alicia en el país de las maravillas de Luis Caroll, sino más bien de Juan con suerte de H.C. Anderson. Y lo digo como un guiño al lugar con el mismo nombre en el que tomé un café al seguir mi viaje una vez finalizado el congreso.

Nicole Martín Medina - Deutscher Orchestertag 2023 Impresiones

Imagen: Cafetería Juan con suerte, Estación Central de trenes, Berlín

El tema central de este año fue Berührt, geführt: Leadership im Wandel (Los cambios en el liderazgo) o sea, todo lo relacionado con la dirección de equipos, liderazgo y recursos humanos. 

Se trata de un tema que en otros momentos de mi vida tuvo mucha presencia en mis pensamientos, pero que en la actualidad es menos importante. Dicho de otra manera, estoy ahora mismo centrada en otros asuntos.

Cuán grande fue mi sorpresa cuando al ver que este tema captaba toda mi atención y pasión durante dos días, mientras analizaba los puntos ciegos y los bordes difusos de la gestión de las orquestas (https://www.deutscher-orchestertag.de/dot-2023).

El programa de dos días con conferencias, paneles, seminarios y workshops arrancó el domingo 14 de mayo con una propuesta de impulso del Dr. Michael Jäger de la DGP (Deutsche Gesellschaft für Personalwesen —Sociedad Alemana de Gestión de Recursos Humanos— https://www.dgp.de/), que no se anduvo con rodeos y fue al grano en seguida con una simple pregunta que no tiene respuesta sencilla:

 

¿Qué es management de orquesta o qué es un manager de orquestas?

 

Disculpen mi insistencia en los anglicismos, pero muchas veces estos términos resultan ser los más exactos ante el hecho de que la traducción a «gestor» puede cambiar un poco su definición.

En varios grupos de trabajo definimos qué se supone que es un manager o gestor de orquestas, cuáles son los requisitos profesionales del perfil y, sobre todo, qué lo diferencia del director artístico.

Lo que en el inicio parecía obvio —que el manager/gestor de orquesta es quien pone en práctica las ideas artísticas y creativas y al que corresponden también tareas de representación legal y pública— resultó un concepto bastante lleno en ambigüedades y terminología confusa. También en los idiomas alemán e inglés hay problemas con la definición debido a la multitud de términos existentes que se usan más o menos de forma similar.

Por un lado, tenemos el director artístico (Generalmusikdirektor —GMD— o artistic director) cuya definición es más fácil. Y por otro, el gerente, director técnico y director administrativo, además de otras profesiones de un nivel de mando intermedio que llamamos de la misma manera. Algo similar pasa en el idioma español con el término «gestor», que puede ser un gerente o director técnico, pero también un jefe de producción o un administrativo.

El año pasado, durante el DOT 2022 me había hecho a la idea de que en las orquestas internacionales tienen las cosas mucho más claras que en las españolas. Aun así, esta vez observé con sorpresa que sí existen detalles que tampoco las orquestas alemanas y europeas tienen del todo claro. Eso es lo que pasa cuando buscamos una definición clara y general del manager de orquestas, algo sumamente básico. 

En resumen, la asamblea del DOT 2023 concluyó que la delimitación de este perfil profesional depende en múltiples casos de la orquesta en concreto, de la persona y del puesto de trabajo. Además, la tarea de definir los softskills y hardskills del manager o gestor de orquesta y otras cuestiones de delimitación quedan pendientes para el sector. Esto es así en muchos países europeos.

Nicole Martín Medina - Deutscher Orchestertag 2023 Impresiones
Nicole Martín Medina - Deutscher Orchestertag 2023 Impresiones

Imagen: Definición hecha por la asamblea DOT 2023

Otro asunto central del congreso fue presentado el lunes día 15 de mayo por la ponencia del Dr. Martin Zierold de la universidad Hochschule für Musik und Theater de Hamburgo (https://www.hfmt-hamburg.de/start/) en un debate moderado por la excelente oradora y coach Katrina Helena Ernst B. (https://www.ernst-supervision.com/) acerca de la idea de que el liderazgo, generalmente, nace desde dentro de una organización. No obstante, en el caso de la gestión de las empresas culturales, orquestas y teatros, existen peculiaridades que han crecido a lo largo de la historia y que afectan también a la forma de liderarlos.

El tema fue presentado a través de la metáfora del cocinero con o sin receta delante de una nevera más o menos llena. Los dos ponentes nos hicieron reflexionar sobre qué es un líder, cuáles son las diferentes formas de liderazgo y cuáles son los requisitos para que se cree realmente una situación de liderazgo eficiente en las empresas culturales.

Genéricamente, a la hora de hablar de un líder, pensamos en una persona (todavía muchas veces más bien masculina) en la cima de una organización. Sin embargo, el liderazgo puede venir desde dentro de un grupo. Si añadimos esta idea, podemos imaginar formas híbridas y partir de la pluralidad del término liderazgo mismo.

Generalmente, podemos decir que para hablar de liderazgo necesitamos:

    • un líder (o varios);
    • una persona liderada (o varias);
    • y un proceso de liderazgo, o sea, comunicación entre 1) y 2);

 

Existen múltiples tipos de liderazgo que son igualmente válidos. A modo de ejemplo se habló de:

    • shared leadership (varias personas en la dirección);
    • bottom-up leadership (liderazgo desde abajo hacia arriba);
    • liderazgo lateral (por una persona sin función directiva asignada);
    • y distribiuted leadership (trabajo en equipo).

 

Una vez más, considero la terminología inglesa más exacta y la empleo por eso, sobre todo a sabiendas de que se trata de la terminología empleada en la mayoría de las orquestas, independientemente del idioma oficial del país.

En función de todo eso, se diferenció entre el liderazgo orientado al resultado u objetivo y el liderazgo que se centra en los recursos disponibles. Es ahí donde apareció la comparación con el cocinero que cocina con receta (enfocado en el resultado) y el cocinero que cocina con lo que se encuentra en la nevera (centrado en los recursos disponibles). La metáfora es idónea para analizar las diferentes situaciones en las que nos podemos encontrar como gestores de una orquesta. Nos lleva a un cambio de perspectiva cuando sea necesario y fue originada por Saras D. Sarasvathy (https://www.darden.virginia.edu/faculty-research/directory/saras-d-sarasvathy), profesora de Empresariales en la Universidad de Virginia.

Para resumir, la asamblea del DOT 2023 llegó a la conclusión de que existen en las orquestas tanto cocineros que trabajan con receta como otros que no la tienen. Y el segundo caso no es necesariamente algo negativo, sino, en realidad, una habilidad.

Bien es cierto que el liderazgo cultural suele desarrollarse con conocidas recetas en mano. Sin embargo, muchas veces nos vemos obligados a cocinar con lo que queda en nuestras neveras. Lo que no se debe olvidar es que en los inicios aprendemos a cocinar con las recetas y estas nos dan la inspiración para nuevas creaciones cuyo resultado no podemos prever del todo, puesto que, a veces, producen elaboraciones que nadie quiere comer.

Muchas voces coincidieron en que, para saber cocinar con las sobras de la nevera, es imprescindible haber aprendido a cocinar según las recetas, sobre todo porque los ingredientes, tanto los de la receta como los que encontramos azarosamente en la nevera, requieren diferente tratamiento y conservación. O sea, que saber cocinar con receta puede ser considerado como requisito para poder cocinar algún día sin ella. Y si trasladamos la metáfora a la realidad, se puede decir que personas diferentes deben ser lideradas de forma diferente.

Asimismo, coincidimos en que las recetas mismas no nos gustan eternamente y deben ser variadas, cambiadas o, llegado el momento, tiradas a la basura. Esto quiere decir que los tiempos y las personas cambian. Hay que saber adaptar la organización y los productos a los tiempos y al mercado.

Para fomentar una colaboración electiva y eficiente entre los directivos y el equipo puede ser muy recomendable celebrar regularmente las llamadas fuck-up nights, término que causó bastante risa entre los asistentes y que puede ser definido como «tertulias en las que los lideres hablan y se ríen de sus propios fracasos, errores y meteduras de pata».

Y al final surgió una pregunta en el público: ¿Qué pasa si el cocinero acaba en algún momento completamente exhausto? O peor, ¿qué pasa si toda la organización ya no sabe qué hacer? Pues entonces ha llegado el momento de aceptar con humildad la falta de una solución, dado que el primer paso para renovar la creatividad es aceptar nuestra humanidad y librarnos de la locura de la optimización autoimpuesta.

De las frases clave del debate me quedo con:

    • «Creo en un trato humano en las organizaciones» (Katharine Helena Ernst);
    • «Un líder no es siempre una única persona que hace todo» (del público);
    • «El liderazgo puede y debe mostrar debilidad» (el público);

 

y con la idea mía del dicho alemán «die Suppe auslöffeln müssen» (que quiere decir «Tener que tragarse la sopa», y que en castellano traducimos como «pagar los platos rotos»), aunque en español pierde un poco la gracia del contexto al cambiarse la sopa por los platos. Pero cocinemos lo que cocinemos, con o sin receta, son nuestras orquestas las que tienen que comerse la sopa a cucharadas —o pagar los platos rotos— hagamos lo que hagamos. Creo que eso no debe olvidarse nunca.

Por cierto, doña Katrina Helena Ernst fue quien moderó este debate mediante el método 1,2,4, all (Vídeos explicativos del método 1, 2, 4, todos: https://www.youtube.com/watch?v=qDQ0dMkO8Z8 y https://www.aprendercolaborando.com/1-2-4-all/), que resultó ser muy efectivo y rápido, teniendo en cuenta que éramos unas 150 personas en la sala. Este método puede ser de gran utilidad para reanudar el proceso de la creatividad y para encontrar o desarrollar nuevos pasos hacia delante en caso de encontrarse ante una situación que aparentemente no tiene solución. También nos recomendó crear metáforas como la del cocinero y debatirlas con el método del 1,2,4, all en nuestras orquestas.

Sean honestos: ¿han pensado alguna vez qué serie de televisión sería su orquesta, si fuera una? Por supuesto que no, yo tampoco. Pero se me ocurrió en seguida una idea para mi orquesta. ¿Y si su orquesta fuera un animal?

¿Les parece una bobería? Antes de juzgar, reflexionen un poco y tal vez me dejen un comentario con emoticono de animal.

Con estas introducciones de fondo se abría a los participantes un gran abanico de talleres, workshops y ponencias en grupos reducidos. En medio hubo múltiples ocasiones para intercambiar experiencias e ideas con una taza de café o una comida. Tengo muchas más impresiones que contar, pero me limito aquí a los dos bloques principales expuestos.

Tal vez sientan la curiosidad de apuntarse al DOT 2024 conmigo, si quieren. Vuelvo a recomendarles mi entrada sobre los 5 congresos más importantes del sector: https://nicolemartinmedina.com/5-congresos-de-management-orquestas/

Antes de irme, quiero resaltar una última cosa que podría ser de interés para mis lectores: me llamó mucho la atención lo difícil que resulta encontrar personal cualificado para las orquestas alemanas, tema sobre el que me han hablado en varias ocasiones. Es decir, que lo normal es conseguir muy pocos o ningún currículo tras lanzar una oferta de trabajo. Obtener la respuesta de, digamos 30 personas interesadas, sería un milagro.

Consecuentemente, quisiera recordarles que, en caso de que conozcan a alguien que esté buscando trabajo en el sector de la música clásica, tal vez debería tener los ojos puestos más allá de las fronteras de nuestras islas y recodar que los idiomas se aprenden, también el inglés y el alemán.

 

Nicole Martín Medina

Las Palmas de Gran Canaria

Mayo 2023

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

2 comentarios

  1. Muy interesante tu artículo, Nicole. Como gestora cultural, me identifiqué en varias cosas. ¡Saludos!
    Ave Fénix.

    1. Muchísimas gracias por leerme y tu comentario. Justamente en este caso me alegro especialmente porque la entrada no tiene la misma profundidad que otras que escribo basado en mis propias investigaciones y conocimientos. Está redactado basado en lo que se comentó en la asamblea del DOT 2023 y me dejaba dudar un poco. ¡Muchas gracias!

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad