nicole.medina-(gestion.cultural)
Picture of Nicole Martín Medina

Nicole Martín Medina

Gestora Cultural – Abogada/MBA

El regidor de orquesta

Dedicado a quien considero uno de los mejores entre ellos y

que me inspira muchísimo cada vez que tenemos una de nuestras charlas

 

Hace unas semanas les pregunté al final de mi entrada[1] sobre la colocación de los asientos dentro de una orquesta sinfónica lo siguiente: «¿Quién se encarga de montar todo esto correctamente?» Ese es el trabajo del regidor de orquesta[2], que va a ser el protagonista de mi artículo de hoy.

Empezamos.

Como siempre, empiezo con una búsqueda en internet para ver lo que se ha publicado hasta ahora sobre el tema. Suelo hacerlo usando los términos en tres idiomas diferentes para obtener una visión más global. ¿Pero qué pasa con el regidor de orquesta?

Primero, el concepto en otros idiomas no es exactamente idéntico al término en español. En inglés tendríamos el stage manager y en alemán el Orchesterwart. Mientras el término inglés es más genérico, o sea, que hace alusión a cualquier regidor escénico, el término alemán suena un poco más a quien cuida de los instrumentos.

Lo siguiente que pasa es que, al introducir «regidor de orquesta» en un buscador como Google, se obtiene información de todo menos de un regidor de orquesta. En español se ha escrito sobre regidores de espectáculos en vivo, regidores de musicales, regidores de ópera, regidores de teatro, etc., pero bien poco se lee sobre el regidor de orquesta. Por otro lado, eso sí, aparecen múltiples ofertas de trabajo que claramente se identifican como regidor de orquesta.

En alemán hallamos tanto definiciones del perfil de trabajo[3] como algunos artículos sobre estas personas esenciales para el buen funcionamiento de una orquesta[4]. En inglés también existen publicaciones, pero en este caso hay que fijarse bien si realmente estamos hablando de un regidor de orquesta o si se habla de otra forma de regiduría con referencia artística[5].

Seguimos.

De lo anterior podemos sacar la conclusión de que, a todas luces, la profesión sí existe, pero es una profesión poco definida. ¿O debería decir extremadamente bien definida aunque no la encontremos como formación profesional o académica[6]? Es un perfil profesional cuyos requisitos se concretan a medida que una persona, por las casualidades de la vida, acaba en ella.

Y no es descabellado creer que pocos regidores de orquesta han dicho de niño «quiero ser regidor de orquesta». Más bien habrán dicho: «quiero ser mecánico de coches», «quiero estudiar fabricación y montaje», «quiero ser músico», «quiero ser informático», «quiero ser gestor cultural» u otras frases similares. Y cuando avanzaron los años se vieron trabajando junto a una orquesta sinfónica unificando todos estos conocimientos diversos. Y siempre aprendiendo otros más.

El regidor de orquesta es quien monta el escenario para la orquesta, coloca tanto el suelo, las tarimas, las escaleras, el podio del director, las barandas de seguridad, las rampas en caso de que fueran necesario, el material escénico y otros elementos técnicamente precisos como iluminación, altavoces y herramientas de amplificación. Todo ello sin olvidarnos de lo obvio como las sillas, los atriles con partituras, los instrumentos grandes y otros accesorios. Solamente con eso queda claro que es un profesional que debe tener conocimientos técnicos, electrónicos, acústicos y de iluminación, musicales y digitales. No es poco para empezar. Pero no es todo.

Para poder realizar y coordinar el montaje del escenario debe estar en constante contacto con el director artístico de la orquesta y el jefe de producción, ya que con ellos elabora el rider técnico previo en el que se concreta todo el montaje y con el que se gestiona a todo el equipo. En otras palabras, necesita conocimientos músico-teóricos, informáticos y de producción.

Aún no termina el día de trabajo del regidor de orquesta. Normalmente, toda esta lista que acabo de nombrar, debe ser transportada desde la sede de una orquesta a un teatro o auditorio, por lo que nuestro regidor de orquesta debe entender o aprender bastante sobre logística y las particularidades del transporte de instrumentos. Un contrabajo o un piano con un valor de seis cifras en euros no puede ser transportado como si fuera un bloque de cemento.

Imagínense ahora que la orquesta se va de gira y, además, el espacio disponible, la accesibilidad y las ubicaciones varían en cada lugar. ¿A que suena divertido?

De hecho, la profesión sí lo es.

Lo que pasa es que, aunque el regidor de orquesta sea un poco como el alma o el corazón de la misma, también es el hombre o la mujer vestido/a de negro en la oscuridad, en el foso o detrás de la orquesta, a quien nadie verá nunca en el punto de mira. Solo muy pocas veces un fotógrafo se acerca y le toma una foto al regidor de orquesta con su equipo. Sin embargo, justamente eso mismo puede ser una ventaja, según la personalidad de cada uno.

Nicole Martín Medina - El regidor de orquesta
El regidor de orquesta

Miguel Mungía con compañeros – AAK Las Palmas de Gran Canaria

Fotógrafa: Sabrina Ceballos

El regidor de orquesta también es el encargado de tener siempre los repuestos necesarios a mano: cualquier cosa que un músico o el director artístico pueda echar en falta en un ensayo o concierto, como pueden ser una silla extra, atriles, algún que otro accesorio de un instrumento, cuerdas, una batuta, tapones de oídos, agua, lámparas de lectura con batería, cables o alargadores y hasta partituras de cada grupo y sección. Todo ello por si un músico deja alguna de estas cosas en su coche.

Una vez en casa, nuestro regidor de orquesta se debe encargar también del cuidado y mantenimiento de los instrumentos propiedad de la orquesta y que suelen ser los grandes: los pianos, los contrabajos, las arpas o los instrumentos de percusión. También debe cuidar de los accesorios como atriles, lámparas de lectura, arcos, baquetas, etc. No sé si exagero mucho si digo que también debe ser un poquito lutier. Al menos debe saber exactamente, hasta qué punto puede realizar pequeños arreglos por sí solo y cuándo debe informar a un lutier profesional.

Asimismo, el regidor de orquesta es la persona que durante las actuaciones conecta la orquesta con la regiduría general, especialmente en caso de óperas, zarzuelas u otras producciones escénicas. Y en consecuencia, controla la entrada y salida del personal músico en el escenario antes de que se oiga la primera nota.

Por si fuera poco todo lo que he mencionado, para ser un buen regidor de orquesta hacen falta unas cuantas habilidades más: las que en inglés llamamos soft skills. El regidor de orquesta debe ser absolutamente puntual y comprometido. Cada ensayo, cada concierto o actuación tiene una organización cronometrada al detalle.

Igualmente necesitamos una persona con sensibilidad musical y artística, con habilidades de organización, comunicación y flexibilidad. Los mil y un detalles que debe cuidar día a día serían imposibles de controlar si el profesional viviera su lado bohemio libremente.

También podemos decir que el regidor de orquesta requiere cierta resistencia física y una disponibilidad horaria total. Los que me conocen en persona saben que soy un poco marmota dormilona, por lo que les aseguro que lo peor para mí de esta profesión es tener que trabajar a cualquier hora. Montar un escenario a las seis de la mañana, desmontar otro hasta las 2 de la madrugada… y así todas las semanas. ¡Y no se olviden de que las orquestas tocan en fechas como Semana Santa o Navidades!

Es realmente curioso que un perfil profesional tan complejo y diverso, a la vez que fundamental, no tenga una base formativa específica. Es más, con lo amplio que es internet hoy en día, resulta increíble que tampoco se encuentren fácilmente análisis a fondo de la profesión.

Al preguntarle a la persona que inspiró este artículo me da la siguiente definición del regidor de orquesta: «El regidor de orquesta es la persona que recoge toda la información necesaria en cada caso y la expone en el escenario, adecuando las mismas a las exigencias máximas para un normal desarrollo del trabajo musical de una orquesta».

Ojalá en un futuro algún estudiante se acuerde de esta profesión en su trabajo fin de grado o fin de máster y se ponga a analizar esta profesión a fondo recolectando datos de las principales orquestas nacionales e internacionales. También creo de utilidad definir bien la delimitación con otras profesiones cercanas al regidor de orquesta. Pero, sobre todo, vendría bien tener un estudio académico para dar más visibilidad a la persona que supone el fundamento de cualquier orquesta.

Hasta que eso ocurra, dejamos al menos claro lo siguiente:

 

«Nada funcionaría sin el regidor de orquesta».[7]

Carl Orthofer, violinista, Teatro Augsburgo

 

Nicole Martín Medina

Las Palmas de Gran Canaria

Septiembre 2023

NOTA: 

El artículo está disponible en inglés y alemán también: 

INGLÉS: https://nicolemartinmedina.com/en/the-orchestra-stage-manager/

ALEMÁN: https://nicolemartinmedina.com/de/der-orchesterwart/

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

3 comentarios

  1. Pingback: Der Orchesterwart
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad